Constelaciones …

Que mejor manera de empezar una mañana de domingo no empezar si no seguir que con un mito a mi me encanta la idea …

{ … fiel ejecutor de mis órdenes, hijo, desecha toda tardanza y desciende raudo por la ruta de costumbre, y ala tierra que contempla a tu madre por la izquierda encamínate allí, y aquel rebaño real que ves pacer a lo lejos la hierba de la montaña, dirígelo a la playa …} 

Dios Zeus, dios de dioses encaprichado como en innumerable ocasiones de las curvas de otra bella mujer sus ojos se posan en Europa, hija de Agenor. La muchacha, que solía disfrutar las tardes con sus amigas en la playa es divisada por la atenta mirada del dios, entonces este abandonando su forma divina trama una artimaña para cautivarla. Toma Zeus la apariencia de un toro para captar la atención de la muchacha, una vez lograda ve como Europa decide acercarse al animal con plena cautela, el cuello del toro está hinchado de músculos, los cuernos, obra en apariencia de un maravilloso artesano son cortos y mas brillantes que una perla de oriente. La muchacha impresionada y prendada por el animal y al no ver amenaza alguna se acerca a la bestia acariciándola y poco a poco se acuesta en su lomo. Acto seguido el animal aprovecha y levantándose se lleva a la joven consigo adentrándose en el mar y raptando a su presa. Ambos llegan hasta la isla de Creta, donde deidad y simple mortal se unen bajo unos árboles que, tras presenciar dicho acontecimiento, jamas perderían sus hojas. 

Finalmente Europa concertó matrimonio con el rey de Creta y este adopto como suyos a los tren retoños engendrados por el dios. Zeus en su forma de toro ascendió a los cielos para trasformarse en constelación y que, así, todas las noche Europa la contemplara.

¡Diablillos! Se que no me paso NUNCA por aquí y lo siento mucho por ello, no tengo tiempo, tengo que arreglar la página, me falta inspiración, … no me matéis. Todo llegara, eso lo prometo. Os dejo por aquí mi Twitter por si queréis cotillear como siempre os digo @Diiosainfeernal  

Posdata>> adoro este mito